Mi Realidad de Tinta

[Fotoreseña] Sin tolerancia 2 (malaimagen)

 Sin tolerancia 2, malaimagen

Sin tolerancia
Reservoir Books 2018 119 págs.
View Full Size Image
Malaimagen regresa para satirizar la última elección presidencial en el programa de CHV.

Como es costumbre, el autor comparte una mirada aguda e irónica sobre el proceso eleccionario de 2017.

El ilustrador selecciona sus mejores viñetas para, primero, retratar las primarias presidenciales de la derecha y, luego, las discrepancias internas de los partidos para conformar sus coaliciones.

Las dos fuerzas principales, la aparición del Frente Amplio y, sobre todo, las contradicciones, negligencias y fanatismos enunciados por los candidatos, configuran un nuevo escenario político.

El mes de enero vio el nacimiento de un nuevo libro de Gullermo Galindo, más conocido para el mundo como malaimagen, el artista ilustrador, músico, étc. que se hizo mayormente conocido por las viñetas que semana a semana aparecían en el periódico nacional The Clinic.

https://farm5.staticflickr.com/4660/28358353979_ee1c455381.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4632/26265373528_fef9274892.jpg 
https://farm5.staticflickr.com/4754/26265369288_240dbc3993.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4649/26265367748_2c1deb1acd.jpg

Aunque hace sólo un par de meses salió publicado Dedocracia, es bien sabido que los políticos nacionales dan para mucho en lo que a humor se refiere, y este es el regreso del dibujante a las historias más desarrolladas que se basan en lo ocurrido en los capítulos de Tolerancia 0 durante el periodo electoral de 2017.

https://farm5.staticflickr.com/4650/26265366398_0861da8e9b.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4749/26265364948_261bcbefa3.jpg
https://farm5.staticflickr.com/4650/39427113124_ee2ff665e4.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4664/25267007227_d1f8294e9a.jpg

Con su ya conocido estilo vemos regresar a las figuras de Villegas quien no se cansa de decirnos que ahora es un autor y Paulsen, quien debe ser muchas veces la voz diplomática junto a su amigo de frondosa cabellera. A ambos personajes (que ya fueron protagonistas en Sin tolerancia) se le unen los nuevos panelistas: Daniel Matamala, Mónica Rincon y Catalina Parot.

https://farm5.staticflickr.com/4695/25267001747_8a94d2092b.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4714/28358308659_32a9900bb6.jpg

Hay una historia por cada uno de los programas que tuvo el espacio este año y donde se destacan ciertos momentos vividos por cada candidato, el mismo autor comenta en el prefacio que aunque algunos diálogos fueron tergiversados, en otros, lamentablemente para nosotros, eso no fue necesario.

https://farm5.staticflickr.com/4668/26265325588_2805159d79.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4674/39239940555_d092dcd126.jpg 
https://farm5.staticflickr.com/4615/39239941625_c75fc9a88e.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4656/40106017882_8c392d9102.jpg

Es fácil reconocer los rasgos de cada uno de los candidatos además de la personalidad de los panelistas. Una de mis cosas favoritas es ver a Catalina Parot (ex ministra de Piñera) odiando a todos los que se meten con su candidato de forma cada vez menos sutil, llegando a aparecer con cintillos, pompones y máscaras, e incapaz de ocultar su bias.

https://farm5.staticflickr.com/4767/26265352068_3df1b32f30.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4703/39427116054_3f38443024.jpg 
https://farm5.staticflickr.com/4607/39427115224_a5ca02b71f.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4706/39427113734_b17191072e.jpg

Creo que lo he dicho cada vez que he hablado de un libro de malaimagen antes (1, 2, 3), pero siempre disfruto un montón con la forma que tiene de tomar hechos y frases angustiantes, que enfadan, a veces ridículas, aterradoramente reales y darles un vuelco para ser capaz de reírse de ellas. Eso sí, creo que aunque me reí varias veces con Sin tolerancia 2, no es mi recopilación favorita hasta ahora y sentí como si el formato funcionara mejor como las viñetas semanales en el diario a leerlas todas de un golpe.

https://farm5.staticflickr.com/4719/26265309668_e9bc616186.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4657/26265307168_920fc35676.jpg 
https://farm5.staticflickr.com/4629/39239938285_f223eca436.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4610/39239935625_a45a93f691.jpg

Terminadas las imágenes relacionadas al programa, están esas imágenes individuales que pueden ver también en el instagram del autor. Mi favorita es sin duda aquella con la que cierro esto. Honestamente también es una de las que más me asusta al pensar en estos próximos 4 años.

https://farm5.staticflickr.com/4724/39239931605_e9c678c49c.jpghttps://farm5.staticflickr.com/4612/39427302304_c2c0c638e5_n.jpg

Otros libros del autor


Sin ToleranciaBoleta o facturaPan y circo
Cuando me fui de vacaciones tenía esto listo, pero olvidé las fotos (que es lo que más tarda) #FAIL. Como siempre, pueden ver las imágenes en mejor calidad en mi Flickr :)

Nos vemos en el cosmos (Jack Cheng)

Nos vemos en el cosmos, Jack Cheng

See You In the Cosmos Autoconclusivo
Nube de tinta 2018 320 págs.
Goodreads

Alex es un enamorado del cosmos y de las naves espaciales. Con solo once años, su sueño es emular a Carl Sagan y mandar su iPod al espacio, como su héroe mandó los discos de oro Sonidos de la Tierra a bordo de las naves Voyager en 1977.

De Colorado a Nuevo México y de Las Vegas a L.A., Alex hará grabaciones de la Tierra, su tierra. En su viaje, sin rumbo fijo, se encontrará con gente perdida, divertida y excepcional que de alguna manera lo preparará para enfrentarse a la verdad sobre la muerte de su padre. Alex aprenderá que, a pesar de tener una madre problemática y un hermano casi siempre ausente, su familia está ahí para él, más de lo que pensaba.

El objetivo de Alex era alcanzar el cosmos, pero su destino final será él mismo.


«Me llamo Alex Petroski y mi casa está en Rockview, Colorado, Estados unidos de América, planeta Tierra. Tengo once años y ocho meses, Estados Unidos tiene doscientos cuarenta y dos años, y la Tierra, 4.500 millones de años. No estoy muy seguro de cuántos años tiene mi casa.»

Interrumpo mis vacaciones (❤) para hablarles de este divertido y tierno nuevo título disponible en el paìs de Nube de tinta, del autor Jack Cheng. Nos vemos en el cosmos es un libro de aventuras, el literal viaje de descubrimiento de un niño que ama el espacio y a su perro 𑁋no necesariamente en ese orden𑁋 en su intento de capturar sonidos de la Tierra para compartir a otros seres que tal vez existan en el universo.

Alex, que más arriba nos contó donde vive y su edad, vive junto a su madre y mejor amigo canino, Carl Sagan. Probablemente reconozcan el nombre de uno de los astrofísicos más famosos de la historia, creador original de la serie Cosmos y el héroe de nuestro pequeño protagonista. Aunque sólo tiene 11, Alex está seguro de que su actitud y responsabilidad se traducen en al menos unos trece años, ya que desde que su hermano Ronnie se fue para seguir su carrera como agente, él es el encargado de limpiar la casa y cocinar cuando su mamá está teniendo sus días de relax en los que no se levanta de la cama.

Y Zed dijo que precisamente por eso debía ser fuerte, porque si uno es valiente sólo cuando es feliz, eso no es valentía.

Con el "permiso" de su madre y del hermano que parece que nunca escuchar lo que le dice por teléfono, Alex está listo para asistir a la competencia de lanzamiento de cohetes en Nuevo México junto a los amigos que ha hecho en un foro y, al igual que hizo su héroe cuando envió los Sonidos de la Tierra en el disco de oro en el Voyager en 1977, enviar su iPod dorado al espacio, con historias de su vida y otros sonidos que desea captar en su viaje. En el camino a Nuevo México 𑁋que no estará exento de complicaciones𑁋 Alex encontrará nuevos sonidos, amigos y aquello que sin saber realmente, ha estado buscando.

Disfruté un montón de este libro y uno de los motivos principales fue la habilidad del autor de transmitir la pasión que Alex siente por la astronomía en todo momento, sus ganas interminables de cumplir sus metas, la inexistencia de imposibles en su cabeza y la inocencia con la que 𑁋a pesar de sus circunstancias algo anormales𑁋 es capaz de ver el mundo y a las personas que lo habitan. A veces esto le juega en contra, porque está tan decidido a cumplir sus metas o a imaginar las cosas de cierta forma que se niega a ver la realidad tal como es, pero los niños son resilientes y la historia de Alex es prueba de ello.

O a lo mejor estáis siempre tristes, tenéis tres corazones y un pulmón y los corazones laten gracias a la tristeza, y el pulmón respira gracias a ella. La tristeza os mantiene con vida.

Hay varios compañeros de viaje en la vida de Alex: Zed 𑁋que está haciendo un voto de silencio pero parece ser quien mejor lo comprende, tal vez por eso mismo𑁋, Steve 𑁋constantemente intentando iniciar estafas piramidales, un emprendedor ante los ojos de Alex, Carl Sagan 𑁋el mejor amigo adoptado y compañero de aventuras, casi siempre tímido y temeroso de las multitudes𑁋, Ronnie 𑁋el hermano mayor que necesita un remezón𑁋, Terra 𑁋el factor inesperado en la vida de nuestro protagonista𑁋, y todos ellos se ven tocados por la forma de ver el mundo de este pequeño de once años que graba su vida como si estuviera hablando con alguien más a miles de años luz de distancia.

Con capítulos cortos, un formato que depende de la capacidad del iPod de captar las conversaciones, y los constantes eventos que se suceden durante el viaje, Nos vemos en el cosmos no tiene grandes escenas de acción, pero sí fluye de forma tan sencilla que se convierte en un libro que se puede devorar en tan solo un par de horas, dejando al lector con el corazón llenito. Un libro middle-grade para ser disfrutado por chicos y grandes, adorable, divertido, lleno de valores y con el que es imposible no emocionarse.

¿Y si todas las veces que amamos. que somos valientes, que decimos la verdad nos volvemos cuatridimensionales, tan grandes como el cosmos?

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar

 Otras ediciones


Ще се видим в КосмосаVidimo se u kosmosuVemo-nos no Cosmos
¡Fin de las transmisiones por hoy! Vuelvo a las vacaciones, nos vemos la próxima semana ;)

Eleanor Oliphant está perfectamente (Gail Honeyman)

Eleanor Oliphant está perfectamente, Gail Honeyman

Eleanor Oliphant Is Completely Fine Autoconclusivo
Roca 2018 336 págs.
Goodreads

Nadie le dijo a Eleanor que la vida podía ser mejor.

Eleanor Oliphant siempre dice lo que piensa. Lucha por dejar de ser alguien con pocas habilidades sociales. Se ha preparado un calendario vital cuidadoso y estricto para evitar interacciones sociales: los fines de semana los pasa sola comiendo pizza congelada y bebiendo vodka y todos los miércoles habla con su madre. Pero todo cambia cuando Eleanor conoce a Raymond, el informático de la oficina. Juntos abandonarán la soledad en la que han estado viviendo.

Una novela cálida y elegante. La historia de una heroína fuera de lo común, cuya inexplicable rareza e ingenio descarado la llevará a darse cuenta de que la única manera de sobrevivir en el mundo real es abriendo su corazón a la amistad.


«Hay gente débil, que le teme a la soledad; lo que no logran comprender es que en realidad tiene una parte muy liberadora: una vez que entiendes que no necesitas a nadie, puedes ocuparte de ti mismo.»

Fue en noviembre o diciembre del año pasado que vi por primera vez aparecer la portada de Eleanor Oliphant en mi feed de Goodreads y luego de leer la sinopsis fue inmediatamente agregado a lista de esos libros que deseaba leer. No sabía si era romance, chick lit o ficción, sólo sabía que trataba de una persona solitaria que comenzaba a cambiar y que ¿tal vez estaba dentro del espectro? No sé, por algún motivo esa fue mi primera impresión sin saber nada específico del libro, una primera impresión que estaba equivocada.

Siempre que no tengo claro cuál es el mejor curso de acción, me pregunto: "Qué haría un hurón?! o "¿Cómo respondería una salamandra ante esta situación?". Y siempre sin falta, encuentro la respuesta correcta.

Eleanor Oliphant vive una vida monótona, pero que a sus treinta años le ha estado funcionando bastante bien. Trabaja en una empresa de diseño —pero no, ella no sabe de eso, está encargada de la contabilidad— desde que egresó de la universidad, todos los días sale de la oficina a las 5 de la tarde, un día a la semana recibe una llamada teléfonica de su madre —que nunca ha aprobado su forma de ser o estilo de vida— y cada fin de semana consume dos botellas de vodka para escapar de las sensaciones que a veces amenazan con interrumpir su rutina. La verdad es que Eleanor está totalmente sola, no entiende demasiado las interacciones del resto o el comportamiento en grupo, el resto del mundo le parece grosero y no se da cuenta que en realidad la única que suele mostrarse desagradable es ella misma.

Desde el principio la mmm, personalidad, de Eleanor es lo que llama la atención, y a veces tiene actitudes que hacen difícil sentir empatía con ella como protagonista. Pero las cosas comienzan a cambiar cuando al hombre que, está segura, está hecho para ella y que hará que su madre por fin apruebe sus decisiones. Esto requerirá por su puesto un cambio de su parte, deberá cambiar su guardarropa, corte de pelo y dejar el crucigrama diario por revistas de moda con consejos de relaciones, ¿qué tan difícil puede ser adaptarse cuando ya ha sobrevivido a tanto? Pero los planes de la mujer se ven truncados con la aparición de Raymond —un nuevo técnico en la empresa, tan solitario y socialmente awckward como ella— que parece estar empeñado en ser su amigo, y Sammy, el anciano al que —sin demasiadas ganas de parte de Eleanor— salvan la vida en medio de la calle.
 
Cuando el silencio y la soledad se hacen pesados y me rodean, aplastándome, cortándome como si fueran hielo, a veces necesito hablar en voz alta, lo necesito, aunque solo sea a modo de prueba de vida.

Eleanor Oliphant es una historia, principalmente, sobre enfrentar los miedos y atreverse a decir: "no estoy bien". Mi experiencia con la novela fue una montaña rusa, porque en serio no sabía qué esperar, y durante las primeras 100 páginas Eleanor era realmente desagradable —y claramente inestable— a pesar de los momentos divertidos, pero cuando nos permite ver un poquito más allá de su obsesión por el músico al que no conoce, cuando se comienza a encariñar de un anciano desconocido, del compañero de trabajo, la historia toma velocidad y empiezas a pensar: Ok, esto no es un romance, no es una comedia —porque la autora entrelaza párrafos que con tres líneas te estrujan el corazón— y todavía quedan muchas páginas y algo malo tiene que ocurrir.

Y ocurre, hay un quiebre difícil de leer, las declaraciones de una persona sola que se está ahogando en la desesperación de a veces sentirse tan insignificante que pareciera que ni siquiera es real, de una persona a quien le ha hecho daño quien debía protegerla, que no sabe interactuar con los otros porque nunca nadie le enseñó cómo ser un ser humano y que se ve enfrentada con lo que está haciendo y descubre de pronto que en realidad tocó fondo sin siquiera darse cuenta. Y la protagonista desagradable de pronto refleja en dos capítulos esos pensamientos que la mayoría hemos sentido alguna vez y nos cuenta secretos que cambian toda la historia y hacen agradecer que la sinopsis sea como es, porque la descubriste de a poquito, y así debería ser.
 
 Necesitaba que ocurriera algo, lo que fuese. No podía seguir pasando a través de la vida, por encima, por debajo, alrededor. No me veía capaz de continuar vagando como un espectro por la vida.

En este libro van a encontrar varios momentos divertidos, otros realmente tristes y una extraña amistad que demuestra que a veces la persona menos esperada puede salvarnos. No, no van a encontrar romance —al menos no uno demasiado sano—, y la autora también se encarga de manejar la trama relacionada con las enfermedades mentales de forma correcta —amigos, la depresión y otros problemas que carguemos desde la infancia no se curan con amor, sino con tratamientos guiados por profesionales y tiempo—, pero aunque hay varios personajes secundarios (Bob, Laura, Sammy, Maria, étc.) la estrella del show es Eleanor Oliphant y el proceso que debe seguir para comenzar a vivir y no solo sobrevivir.
 
Aunque al principio tuve mis peros con el libro, cualquier historia que me haga pasar lo que está —de casi detestar un personaje a tenerme llorando como si me estuvieran rompiendo el corazón— se merece una recomendación. Tal vez les diría que no vayan con demasiadas expectativas e intenten aceptar a la protagonista con todas sus extravagancias mientras se convierte en quien desea ser en realidad.

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar

Otras ediciones

 V podstate som celkom v poriadkuEleanor Oliphant mår alldeles utmärktIk ben Eleanor OliphantEleanor se má vážně skvěle
Pensé que no lo iba a lograr, pero alcancé a terminar de escribir la reseña antes de irme de vacaciones a Viña del mar! No sé si lograré actualizar o pasarme por otros blogs durante la próxima semana, pero lo intentaré ;)